miércoles, 27 de noviembre de 2013

VAMOS A INTENTAR RESOLVER EL LÍO…

Como sabéis, en Santiago Black Ravens somos más fans del football universitario (NCAA) que del football profesional (NFL).  Creemos que es más dinámico, más atractivo, más entretenido, más pasional, lleno de tradiciones, etc.
En U.S.A. es la tercera competición deportiva más seguida después de la NFL y de la Major League Baseball.


Pero la NCAA todo lo que tiene de trepidante lo tiene de lioso. En la NCAA hay un montón de equipos, un montón de divisiones y unos sistemas para escoger a los campeones muy complejos. Aquí vamos a tratar de dar un poco de luz ahora que se acercan las finales de Conferencia y las Bowls.
La NCAA  ('National Collegiate Athletic Association') es una asociación compuesta por instituciones, conferencias, organizaciones e individuos que organizan los programas deportivos universitarios de los Estados Unidos. 
Surgió en 1910 como la continuación de la Asociación Intercolegial de Atletismo de los Estados Unidos (IAAUS), que fue creada el 31 de marzo de 1906 para fijar las reglas del deporte amateur en USA.

En 1973, la NCAA repartió a sus miembros en 3 divisiones: ''División I, División II y División III''.
Esa partición es para todos los deportes universitarios exceptuando el football, que divide la División I en dos subdivisiones que son:
  • Football Bowl Subdivision (FBS). Incluye a las mejores universidades de División I en fútbol americano ( fue denominada División I-A entre 1978 y 2006).
  •  Football Championship Subdivision (FCS). Incluye al resto de universidades de División I que tienen equipo de fútbol americano (fue denominada División I-AA entre 1978 y 2006).
Pues bien, cuando nosotros nos referimos a football NCAA, nos referimos a la División FBS, que es la máxima categoría de competición dentro de la NCAA.
La Football Bowl Subdivision está compuesta por Universidades que tienen una media de más de 15.000 espectadores en sus estadios por temporada (algunos como el de Michigan tienen capacidad para 110.000 espectadores) y que pueden ofrecer 85 becas a estudiantes-deportistas para formar su equipo de fútbol americano. Los equipos de las Academias militares están exentos de la limitación por becas, puesto que todos sus alumnos estudian con fondos públicos.
La BCS está formada por 120 Universidades que se dividen en 11 Conferencias, y a mayores hay una serie de equipos que son independientes. 
Las conferencias son:
  1. American Athletic Conference (AAC) 
  2.  Atlantic Coast Conference (ACC) 
  3. Big Ten Conference (Big Ten) 
  4.  Big 12 Conference (BIG 12) 
  5. Big East Conference (Big East) 
  6. Pacific-12 Conference (PAC) 
  7. South Eastern Conference (SEC) 
  8. Conference USA (C-USA) 
  9. Mid American Conference (MAC) 
  10. Mountain West Conference (MWC) 
  11. Sun Belt Conference (Sun Belt) 
Y los equipos que compiten como independientes son:
Army, BYU, Idaho, NAVY, New Mexico State y Notre Dame.

Los equipos que están dentro de Conferencias, juegan contra todos los equipos de su Conferencia más una serie de partidos que se suelen elegir por rivalidades históricas o encuentros negociados entre Instituciones.
Los equipos independientes se crean su propio calendario, aunque habitualmente todos los años repiten varios rivales por motivos tradicionales como puede ser el Notre Dame contra Michigan; o el "Partido de America", el Navy contra Army




Y ahora bien. ¿Después de jugar todos los partidos, quién es el campeón de los 120 equipos?

Hasta 1998 la forma de determinar al campeón era mediante encuestas. Es decir, unos determinados votantes escogían un campeón según como había ido la temporada y el más votado salía campeón. Al existir muchas encuestas no todas escogían al mismo campeón, por lo que ha habido años con hasta 3 o 4 Universidades que se consideraban los legítimos campeones. 
Para acabar con esta polémica, en 1998 se creó el sistema BCS que es un sistema que regula la participación de los equipos en las cuatro BCS Bowls (antes “Majors”) y en el BCS National Championship Game, que determina el Campeón Nacional.
Como se ha dicho, fue creada en 1998, y es gestionada por representantes de las 4 Major Bowls, los comisionados de las 6 Conferencias BCS, el delegado de Notre Dame y, desde 2004, los comisionados de las 5 llamadas hasta entonces Conferencias no-BCS, que aceptaron entrar a regañadientes.

Desde la temporada de 1998 hasta la de 2005, el partido por el Campeonato Nacional se asimilaba a una de las Bowls, en orden rotatorio, pero desde 2006 es un partido más a sumar a las cuatro BCS Bowls.
Las conferencias más poderosas, llamadas conferencias BCS, que son la ACC, Big Ten, Big 12, Big East, SEC y PAC; acordaron que los dos primeros clasificados en el ranking BCS compiten por el campeonato nacional y del ganador de ese partido sale el campeón nacional.
El ranking del BCS se obtiene mediante los resultados deportivos y a través de encuestas de Harris (donde votan ex jugadores, directivos y algunos periodistas) y del USA Today (donde votan los entrenadores), además de usar 6 sistemas informáticos con diferentes variables como la fortaleza de los rivales a los que se enfrenta cada equipo.
Aun no se ha dado el caso, pero podría pasar que un equipo no BCS sea ranqueado como 1 o 2 y por tanto acceder al campeonato nacional.
A parte del campeonato nacional, existen 4 Major Bowls: Rose Bowl, Fiesta Bowl, Sugar Bowl y Orange Bowl. El sistema de selección de los equipos ya está estipulado y principalmente son jugadas por los ganadores de las conferencias BCS, siempre y cuando no sean ni 1º ni 2º.
El reparto es el siguiente:
  • Rose Bowl: Big Ten champion vs. Pac-10 champion 
  •  Fiesta Bowl: Big 12 champion vs. * 
  • Orange Bowl: ACC champion vs. * 
  • Sugar Bowl:  SEC champion vs. *


En todas menos en la Rose Bowl, solo hay un equipo seleccionado, ya que las Bowls se reservan el derecho de escoger a su contrincante. Por norma una de las plazas restantes tiene que ser ocupada por el campeón de la Big East y las otras dos por los mejores ranqueados. Por contrato Notre Dame deberá estar presente siempre y cuando esté ranqueado en el top 8. Si un equipo campeón de una conferencia no-BCS termina la temporada  entre los 12 primeros en el ranking, consigue invitación automática a una Major Bowl, pero solo un equipo no-BCS puede conseguir invitación automática.

A parte de todo esto hay otros condicionantes para que los comités de las distintas Bowls  escojan participantes.
Cuando una Bowl pierde a uno de sus campeones porque disputa el Campeonato Nacional, es la primera en elegir cuál de los equipos clasificados le sustituye. Si son dos Bowls las que los pierden, primero elige la que pierde al #1 del BCS Standings. La Bowl, obviamente, no puede elegir sustituto entre los campeones asignados a las demás Bowls.
En el caso en que dos Bowls tengan a sus respectivos campeones jugando el Campeonato Nacional, la primera Bowl no puede elegir un sustituto de la conferencia afiliada a la segunda, salvo que ésta acepte.
La 1ª vez que la Rose Bowl pierda un representante porque juegue el Campeonato Nacional y haya un equipo procedente de una conferencia “no BCS” que haya obtenido una clasificación automática, éste será seleccionado.
Una vez aplicados los condicionantes anteriores, las Bowls van llenando los huecos de sus emparejamientos en un determinado orden. Este año: 1º la Sugar, luego la Orange y por último la Fiesta. Las dos siguientes temporadas serán: 1º Fiesta, 2º Sugar, 3º Orange. La siguiente: 1º Orange, 2º Sugar, 3º Fiesta.
En este proceso de confección de los enfrentamientos en las BCS Bowls, se recomienda, pero no es obligatorio: 
  1. Que el mismo equipo no juegue dos veces consecutivas la misma Bowl
  2. Que no se enfrenten equipos que ya lo han hecho en temporada regular 
  3. Que un enfrentamiento en una bowl no se repita en dos años consecutivos.

Además se debe buscar emparejar a los equipos que puedan deparar un partido más interesante para los aficionados y que pueda generar mayor recaudación e interés televisivo, esto es América señores, donde el deporte es espéctaculo y negocio.







Esto es todo por hoy. Espero haber aclarado algo las dudas y próximamente habrá un post sobre las Conferencias y sus pequeñas historias.



Un saludo

Edgar Allan Crow

miércoles, 23 de octubre de 2013

Yo también salto hacia atrás



No me gustan los anuncios de la televisión. Cada vez que empiezan cambio de canal, aunque sean estas pausas de 30 segundos con las que te cortan el final de la película para obligarte a verlos. Me da igual, prefiero perderme el final de la película. Soy raro, lo sé.
 El niño del palo; las cremas “milagro” de la eterna juventud”; los yogures que nos convierten en “inmunes”; bancos que dicen que no cobran comisiones pero que
te engañan con la letra pequeña… Todo mentira, engaños y sin ninguna historia creíble.

Pero el otro día en casa no tenía “el poder” (mando a distancia), y me tuve que ver una remesa de anuncios; y mientras estaba pensando en football americano, hubo un anuncio que me llamó la atención, uno que empieza así: “cuando todos los saltadores de altura saltaban hacia adelante, Dick Fosbury se atrevió a hacerlo de espaldas…”

video

Fosbury siempre ha quedado eclipsado porque aquel verano de 1968 en México un hombre llamado Bob Beamon voló en longitud 8,90 metros.
Pero ami me parece más bonita la de Fosbury, es la historia de un cambio.
Ya la conocía pero  esta vez la relacioné con mi deporte, el football americano. El football americano en Galicia es algo todavía desconocido para la gran mayoría de la gente, que por desconocimiento y miedo a los cambios se burla, ríe y menosprecia nuestro deporte.

Hoy en día es algo habitual ver a los saltadores haciendo la batida de espaldas, pero me imagino si Dick Fosbury sería también objetivo de risas, desconsideraciones y desprecios cuando empezó a saltar con su técnica. Me imagino a alguien diciendo: “hay un tipo en el campo de atletismo que se ha puesto a saltar de espaldas, vaya pringao”; ó “¿dónde vas Dick, que te vas a romper la espalda?”
Estoy seguro de que tuvo que escuchar 1000 y un chistes y menosprecios hasta que sus marcas empezaron a dar resultados.

FOSBURY FLOP
 Y después seguí meditando y me vinieron a la cabeza los dos deportes más practicados de nuestro país, el fútbol y el baloncesto. ¿Los que empezaron a jugar en nuestro país a esos deportes raros en aquella época, pasarían por lo mismo que los jugadores gallegos de football americano actuales?
En este país se juega al fútbol, porque a los ingleses que fueron a las minas de Rio Tinto (Huelva), cuna del fútbol en España, les gustaba másel fútbol que el rugby, si no estoy seguro que el deporte nacional sería el rugby.
Me los imagino llegar, colocar los palos para hacer la portería, remangarse los pantalones y comenzar a dar patadas a un balón ante la mirada atónita de los lugareños.
Se oiría: “pero mira estos ingleses que tonterías hacen que se ponen a correr sin que nadie los persiga y  dar patadas a un balón. Vaya costumbres más raras tienen”
Y estarían así unos meses hasta que alguien se interesó por ese raro deporte y les dijo esas palabras mágicas: “¿puedo jugar con vosotros?, ¿me explicáis cómo es?”, y de ahí a que jugase todo el pueblo supongo que no pasaría mucho tiempo.

PARTIDO DE SOCCER - FÚTBOL EN RIO TINTO
  
Y a los jugadores de baloncesto, ¿también les pasaría? Los orígenes del baloncesto se remontan a finales del siglo XIX, en donde fue inventado por James Naismith, un profesor de Educación Física de un instituto canadiense, para que sus alumnos pudieran practicar un  “juego” en el gimnasio entre la temporada de football americano y la de béisbol. Era un pasatiempo para mantenerse en forma en los duros inviernos de Canadá. Y en su nombre está la palabra cesto, porque en los inicios se utilizaban cestos de recoger los melocotones para jugar.
¿Y cómo llego a España entonces? Pues muy simple, aunque se introdujo a principios de siglo, no gozó de mucho éxito hasta que Eusebio Millán Alonso, un sacerdote escolapio que había estado en Cuba (a donde el baloncesto llegó antes por proximidad con USA), le gustaba tanto que lo impuso en 1921 como asignatura OBLIGATORIA en el colegio de las Escuelas Pías de San Antón en Barcelona, en donde se disputó el primer torneo de España, un torneo inter-aulas.
Que suerte tuvo el Padre Millán, yo si pudiera también hacía el football americano como asignatura obligatoria en los colegios.
Y  esta vez me imagino  a los alumnos de otro colegio: “habéis visto a los Escolapios, les obligan a lanzar un balón a una cesta, que aburrimiento, y además está altísima…”

ESCUELAS PIAS DE BARCELONA
Casi un siglo después, el fútbol y el baloncesto son deportes totalmente instaurados en España, con muchos practicantes y competiciones, que copan todas las instalaciones deportivas tanto de entrenamiento como los días de partidos, y que miran muy por encima del hombro a los demás deportes emergentes que por ahora son minoritarios.

Pues yo, jugador de football americano gallego, me siento como Fosbury, como los ingleses o como los Escolapios. Estoy cansado de escuchar de que si estamos locos, que esto no es un deporte, que somos unos salvajes… Sé lo que hago y me gusta. Me apasiona y me divierte. Haré todo lo posible por enseñar a quien me lo pida, pero necesitamos la comprensión de quienes no lo entienden. Todo es cuestión de hábitos y de costumbres, de habituarse a nuevas realidades de la sociedad. Mi sobrino nació cuando yo ya jugaba al football, y para él no hay más “fútbol” que el football de tío Jose.

FOTO DE EQUIPO EN UN PARTIDO DE SANTIAGO BLACK RAVENS

No sé el tiempo que llevará, pero estoy convencido que el football ha llegado para quedarse, pero como dije al principio, soy raro y lo sé.

Jose 

miércoles, 9 de octubre de 2013

El football no es sólo cosa de golpes...

Es innegable que a día de hoy los deportes son un gran fenómeno social, es un negocio que mueve muchos millones de euros/dólares y que prácticamente todas las personas del mundo siguen o practican de alguna u otra forma.
Los deportistas de élite a son considerados como semi-dioses, y son amados u odiados por muchos millones de personas; todos ellos son seguidos y venerados por las redes sociales y la prensa deportiva. Las principales entidades deportivas son conscientes de que dicha condición requiere una gran responsabilidad social dado a que como he explicado previamente tienen un gran impacto social.
Vamos ahora a centrarnos en un deporte específico, nuestro deporte, el football (Fútbol Americano), deporte que hace poco destronó al baseball como "pasatiempo" más popular en E.E.U.U. y es uno de los mayores espectáculos del deporte moderno con eventos como la majestuosa Super Bowl de la liga profesional, la NFL, o las principales Bowls de las liga universitaria, la NCAA.
El football es considerado como un estilo de vida en el país americano, desde que apenas son pequeños un gran porcentaje de niños de todos los lugares de E.E.U.U. juegan a éste deporte, siguen religiosamente la NFL y la NCAA e idolatran a sus estrellas; el football es algo sagrado para ellos. La NFL, consciente de dicha poularidad, aprovecha su gran influencia de forma positiva, con eventos como el Breast Cancer Month (Mes del cáncer de mama), Play60, otros eventos de caridad e incluso fundaciones de los propios jugadores. 



 A CRUCIAL CATCH.
En E.E.U.U. octubre es el mes del cáncer; y en la NFL durante este mes los jugadores, animadoras, árbitros y el propio estadio se visten de rosa. 
Durante el evento, la NFL y muchos de sus jugadores de forma individual recaudan dinero que es posteriormente donado al estudio y remedio de dicha enfermedad. Por ejemplo, en octubre del año pasado la NFL recaudó 4.5 millones de dólares que fueron entregados a la American Cancer Society, sin incluir las donaciones individuales de varios atletas que se estiman entre 1.5 y 2.5 millones extra.

J.J. WATT ENTRENANDO CON CHAVALES
Estados Unidos es uno de los países con mayor obesidad infantil con unos porcentajes alarmantes, sin embargo, desde hace poco más de dos daños la NFL comenzó una nueva iniciativa para luchar contra el mencionado problema: Play60. Play60 es un proyecto conjunto de la liga, las 32 franquicias y varios jugadores para fomentar que los niños hagan al menos 60 minutos de ejercicio al día. 

LOGO NFL CHARITIES, DESDE 1973

Desde el 1973, la NFL estableció el NFL Charities, un programa de caridad para ayudar a financiar estudios para lesiones relacionadas con el deporte, ayudar a varios programas deportivos, iniciativas para la población más joven, asistencia a ex-jugadores de la NFL y dar asistencia a las ayudas sociales de los propios equipos de la NFL.

Tras lo descrito, está claro que el impacto social de la NFL y del football en el país americano es muy importante. Gracias a la buena gestión socio-económica de dicha entidad está influencia es usada de forma positiva para un mayor bienestar de todo el país. Personalmente incluiría que el fútbol americano, sobretodo la NFL, es el deporte que es más eficiente a la hora de usar su popularidad con intención positiva, ya que ha logrado ayudar a muchas personas gracias a sus iniciativas y funciones.

Aquí, en España, queda mucho camino por recorrer, pero nuestro espíritu es el mismo, y dentro de nuestras posibilidades colaboramos con la sociedad, bien recogiendo alimentos para Cáritas, bien acudiendo a cualquier evento que se nos reclame.

Y no, no solo nos damos golpes...

~Willy